Cinco maneras fáciles de cuidar a un caballo
Asowest,  Ecuestre,  Juan Carlos López Tovar

Cinco maneras fáciles de cuidar a un caballo

Los caballos son un elemento importante en la modalidad de Western, ya que junto con la ayuda del jinete pueden realizar show de guías de caballo o eventos caballisticos.

Estos ejemplares son enseñados a ser domados pero de forma natural, colocándole un lazo que no  ejerce presión ni maltrato, haciendo que el mismo vaya  ganando poco a poco la confianza del jinete.

Juan Carlos López Tovar Cinco maneras fáciles de cuidar a un caballo 1 - Cinco maneras fáciles de cuidar a un caballo

Pero estos animales para que estén en óptimas condiciones necesitan de ciertos cuidados básicos que los harán estar fuertes y sanos para cualquier evento. Entre estos cuidados se encuentra la alimentación, el entrenamiento y el cuidado de la apariencia del ejemplar.

Dentro del área de la alimentación, todo cuidador de caballos debe saber que estos animales deben comer entre dos a tres veces al día, y que las porciones se establecen según el peso que tenga, siendo lo ideal entre nueve a 10 kilos de comida al día aproximadamente, donde la hora de comer debe ser la misma todos los días.

Asimismo, los caballos deben consumir alimentos como heno (césped y alfalfa) y granos (avena o pienso dulce), los cuales se pueden mezclar para que tengan una alimentación balanceada y nutritiva, siempre tomando en consideración el estado de los productos para evitar enfermedades  o problemas respiratorios.

También requieren de grandes cantidades de agua para mantenerse hidratados todo el día, lo que equivale a unos 25 y 55 litros de agua.

Juan Carlos López Tovar Cinco maneras fáciles de cuidar a un caballo 2 - Cinco maneras fáciles de cuidar a un caballo

Con respecto al entrenamiento, los caballos deben tener un lugar espacioso para poder desenvolverse y el tipo de ejercicio dependerá principalmente de la raza, edad y alimentación que tenga. Los entrenadores de caballo sostienen que es necesario que haga ejercicio durante una hora cuatro veces por semana.

Estos ejercicios deben comenzar con calentamientos suaves tipo paseo por unos 10 a 15 minutos para calentar cada músculo,  y luego puede pasar por un trote suave para que ya esté listo para el galope.

Y finalmente la apariencia del ejemplar, es necesario que sea cepillado diariamente para que tenga un buen pelaje y se evite enredos tanto en la cola como en la cabeza, además puedes retirar alguna hierba o restos de barro que se encuentren en el pelaje.

Por otra parte, deben prestarle mucha atención a los cascos de sus patas, ya que es una zona muy sensible donde se pueden alojar hongos que a la larga pueden afectar la salud del ejemplar; además debe ser revisado por un dentista equino cada año y suministrarle las vacunas necesarias.